EL HELICÓPTERO

Feria de Texcoco; en el video se escucha música de banda como fondo y se muestran comercios y gente en el centro de esa Ciudad. Es el municipio que gobernó hasta hace poco la maestra Delfina Gómez, hoy candidata de Morena a la gubernatura del Estado; quien realiza el video, de improviso, mueve su celular o cámara a lo alto y entonces aparece bien enfocado un helicóptero que sale justamente por el sitio elegido como encuadre. Se ve a la aeronave dejar caer una lluvia de papeles que caen exactamente en el sitio donde se congrega un buen número de paseantes ese día. Los papelitos resultan ser volantes que advierten a "Oso, Tito y Benito", que ya basta de extorciones y secuestros y que "La Familia Unida" anda despierta. Se supone que los destinatarios del mensaje, son los organizadores del evento. Hasta ahí lo del helicóptero y sus volantes.

¿Qué puede ser esto? ¿O que intención puede tener esta acción?

Primeramente, hay que analizar la situación paso a paso. La persona que graba el acontecimiento, sabía por donde iba a aparecer el helicóptero; cualquiera que ha estado en una situación así, sabe que es difícil ubicar la ruta por donde se está acercando una nave de este tipo; el ruido del motor se pierde entre tanto edificio que hace que las ondas sonoras se contrapongan unas a otras. En segundo lugar; para cruzar el centro de Texcoco, esta nave debió contar con un plan de vuelo o ser detectada por los sistemas de navegación del Estado y una de dos: o contó con el visto bueno necesario para volar, o está registrada su presencia irregular por las autoridades federales. Por otra parte, el mensaje no dice nada; nadie sabe quiénes son el Oso, Tito y Benito. Pueden existir o no, pero no son personajes a quienes se identifique de manera clara. Por último, ¿quién es la Familia Unida? También puede ser un pequeño cártel local o no existir incluso, pero lo cierto es que no se trata de una red criminal de renombre.

¿Qué se puede concluir al respecto? Puede ser esto: Texcoco es un Municipio que seguramente perderá el PRI en las próximas elecciones de junio; los priístas lo saben y una de las cartas marcadas para la guerra sucia que están implementando, tiene que ver con el miedo. Una población con miedo no sale a votar y entonces el fraude es más sencillo. El buen trabajo de la maestra Delfina en Texcoco, no le deja al PRI otra posibilidad que este viejo recurso del miedo. No es la primera, ni será la última vez que recurra a este expediente.

El ardid es bueno, el volante que arrojaron sobre la feria de Texcoco, dice muy poco, pero utiliza el modo habitual del crimen organizado para dirigirse a la población en general; una amenaza y lenguaje rudo, pero sin mucho contenido. Como si todos supieran de lo que se habla.

Es el mismo tipo de mensaje que han recibido periodistas como Carmen Aristegui, Julio Hernández, Alvaro Delgado, Sanjuana Martínez, etc. Son mensajes que intentan amedrentar, pero que generalmente solo son eso: mensajes.

En las redes sociales, se han presentado casos como el Arne Aus Den Ruthen, exdelegado en Miguel Hidalgo y actual incondicional de Xochitl Gálvez, quien por conducto de sus seguidores, amenazaba a quienes criticaban al "Poder Antigandalla" con mensajes y fotografías violentas.

Lo importante en estos casos es lo siguiente. No permitir que la violencia empañe el proceso electoral en el Estado de México; documentar y denunciar a todo aquel que pretenda obstaculizar el voto. Pero también resulta indispensable no caer en el juego del miedo que seguramente está preparando el PRI. Quienes tienen mucho que perder en el Edomex, son los de la mafia de siempre que ven que el próximo gobierno se les escapa de las manos. La compra del voto, la mentira, el fraude y el miedo inducido, son las únicas armas que les quedan. Si les demostramos organizadamente, que ni nos compran, ni nos engañan y que tampoco les permitiremos sus acostumbrados fraudes y sobre todo, que no les tenemos miedo, seguramente el triunfo corresponderá limpiamente a Morena.