CUANDO EL PRIAN TE PROMETE EL FUTURO

¿Te has fijado que los políticos que militan en los partidos PRI y PAN, cuando necesitan de tu VOTO, te prometen siempre un presente de bienestar y dicha, que luego, cuando ya consiguieron el puesto que ambicionaban, te cambian por un futuro maravilloso?

Primero te hablan de cambios de vanguardia que beneficiarán a tu familia, a ti y a tu entorno y que terminarán con la desigualdad, inseguridad y pobreza en que vive nuestro el país desde hace varios años. Ellos si van a conseguir lo que las administraciones pasadas no quisieron o no pudieron alcanzar. Para un político del PRIAN no existen imposibles y tú verás los resultados. Te repiten esto, una, cinco, diez o cien veces, intentando convencerte de que el presente que te pintan si es posible y que solo hace falta que cubras un pequeño requisito para estar del lado de los ganadores: tu voto a favor de su persona y en apoyo a su partido.

Y desafortunadamente, muchos se van tras el espejismo y apuestan por el engaño que han padecido no una, sino muchas veces; otorgan su confianza al prianista que, una vez en el poder, pone en práctica la segunda parte de la farsa institucional: te dice que las medidas necesarias para cumplir con lo prometido, ya se están implementando. Que los recursos y el trabajo necesario, se están aplicando y que no te preocupes, todo esto va a dar resultado. Cuando el tiempo pasa y tú no ves nada claro, entra en acción la última fase del engaño; entonces te anuncian que se ha sembrado a conciencia en todos los terrenos que tienen que ver con el bienestar social; que se ha hecho un muy buen trabajo y que los frutos de esa gran siembra, los disfrutarás tú y los tuyos en un futuro próximo, donde el paraíso prometido será alcanzado sin distinción, por todos los ciudadanos.

Y se van estos políticos con toda la tranquilidad del mundo y tú te quedas igual o peor de como estabas. Ellos y sus amigos salen con sus fortunas consolidadas, mientras el grueso de la población nunca vio cumplidas las promesas ofrecidas.

Pero no reclamas mucho, porque entonces llega una nueva elección, donde otros candidatos del PRIAN y sus satélites, vuelven a presentarse con ofertas muy similares a las que te hicieron los políticos salientes y vuelven a convencerte de que con tu voto, ahora si disfrutarás de todos los beneficios sociales que has vivido esperando.

Así juegan ellos en cada periodo electoral y durante su gestión administrativa: el cambio anunciado, se va alejando paso a paso y lo que parecía una mejora inmediata, se pierde al final en un futuro lejano o inexistente.

¿Qué se puede hacer al respecto? En realidad es fácil; primeramente, no escuchar el canto de las sirenas. Entender que todo lo que te dicen los políticos del PRIAN y sus satélites es solo propaganda; entender que tampoco puedes creerles a la radio, los periódicos "chayoteros" o a la televisión, pues también hacen propaganda a favor del PRIAN. Únicamente analiza lo que EN VERDAD han hecho los gobiernos que conoces y YA.

En la Ciudad de México, el gobierno de López Obrador prometió e implementó programas sociales para beneficiar a madres solteras, personas de la tercera edad y estudiantes; se creó el Seguro Popular, para la atención médica de todos los ciudadanos que no tenían este derecho en el Seguro Social y el ISSSTE; se creó la Universidad de la Ciudad de México. En fin: se cumplió y después, poniendo así la muestra, estos programas tuvieron que hacerse federales. Todo esto sucedió EN EL PRESENTE, no se dejó como simple promesa a futuro, como hacen los gobernantes del PRIAN.

Por eso, en estas elecciones 2017 y 2018, piensa bien a quien le otorgas tu voto: a quienes te hacen soñar con un futuro que nunca llega, o a quién te cumple en el presente lo que te prometió en campaña. Como ves, el cambio está con Morena.